domingo, 30 de enero de 2011

LA RAIZ DEL PROBLEMA

Las raíces de los árboles a veces son causa de múltiples problemas, ya que pueden deteriorar los pavimentos o zonas donde se encuentren plantados e igualmente hacer que algunas conducciones (tuberías de agua o gas, así como canalizaciones de electricidad, telefonía, etc.) se vean dañadas. Todo ello unido a que desnivelan el suelo, produciendo montículos que dificultan el tránsito de personas o vehículos.
          Espectacular sistema de raices en ejemplar de Tetrameles nudiflora "Spung".


Todos hemos visto en nuestras calles acerados levantados, con losas rotas y sueltas, incluso los adoquines que forman el alcorque, debido a la acción del empuje de las raíces. En otras ocasiones, son las paredes cercanas a los árboles las que se agrietan, deforman y en muchas ocasiones terminan cayendo por la constante fuerza que las raíces ejercen.

Estos problemas, al menos la mayoría de las veces, podrían solucionarse con una plantación realizada con criterios profesionales, ya que en realidad no hay árboles con raíces agresivas, hay árboles mal plantados. La raíz del problema no es el árbol, es la plantación de árboles en zonas y condiciones inadecuadas. La experiencia demuestra que una misma especie de árbol, plantado o no correctamente, puede ser causa de graves problemas o por el contrario no presentar ninguno. Por lo tanto la especie no es el factor determinante, aunque dependiendo de ésta el sistema de raíces será más o menos voluminoso.


La altura final del árbol esta determinada por la medida de su sistema radicular, el conjunto de sus raíces. Cuando todo el  espacio disponible para la raíz ha sido ocupado, el árbol estará bajo un gran estrés, el cual tendrá como resultado un crecimiento menor y débil, restandole vigor  y siendo el comienzo de una seria de problemas que concluirán con su muerte prematura.

Los últimos descubrimientos en arboricultura nos demuestran que la forma tradicional de plantar los árboles en nuestras calles en alcorques tipo “pozo” con dimensiones cúbicas no es la más adecuada, al igual que tampoco lo es el riego superficial a manta, y que en zonas verdes el desarrollo superficial de las raíces tiene mucho que ver con la cubierta vegetal superficial, si tiene césped o no.

Un dato curioso y que nos da una idea para explicar esto es por ejemplo que un acolchado o mulching  puede incrementar el desarrollo de las racies más de 10 veces , comparado con zonas donde hay césped, ya que al irse descomponiendo el mulch orgánico, también se va enriqueciendo el suelo y provee nutrientes a los árboles.


                 Acerados deteriorados por Ombú  (Phytolacca dioica) en Montequinto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada